la industria al servicio de la arquitectura
Casas prefabricadas inteligentes

Casas Inteligentes: Tecnología I+D

La producción industrializada junto con los avance de la tecnología consiguen el perfeccionamiento del sistema constructivo, minimizando así trabajos a pie de obra y conseguimos una notable reducción en costes económicos y unos altísimos controles de calidad. Incorporamos las últimas novedades en domótica para un mayor control de las intalaciones, convirtiendo su hogar en una vivienda inteligente.

El equipo de I +D en continua investigación, aporta mejoras notables en la construcción tales como:

Ahorro en el coste de la construcción

Ahorro de hasta el 25 % de los costes a lo largo del proceso de construcción fruto de una producción organizada, de la alta productividad y de la reducción riesgos intrínsecos a una obra.

Reducción de los plazos de ejecución

Reducción de plazos de ejecución del proceso constructivo hasta en un 75 % una vez definido el proyecto. La ejecución es muy rápida porque la mayor parte de los oficios se realizan en fábrica con una alta productividad donde el operario tiene todos los medios a su disposición para realizar su trabajo y dentro de una cadena de producción diseñada para reducir el tiempo de cada operación al máximo. El montaje de todos los elementos se realiza con grúas que pueden trabajar en condiciones climatológicas adversas (lluvia y viento < 80 Km/h).

Calidad certificada

Cumpliendo con los requisitos del Código Técnico de Edificación (CTE) y los máximos criterios en seguridad, aislamiento y acabados. Cobertura de Seguro Decenal obligatorio y con ello la posibilidad de financiación hipotecaria.

Eficiencia energética

Las viviendas Industrializadas en función de las intenciones, pueden integrar sistemas de alta eficiencia energética, con aporte de energías renovables como geotermia, aerotermia o energía solar.

Las viviendas industrializadas se diseñan bajo criterios de racionalidad energética, esto quiere decir que se estudian las orientaciones de los huecos de fachada, se aumenta la capacidad de aislamiento y se proyectan para aumentar el confort de sus propietarios.

Ahorro en los costes de mantenimiento de la vivienda

Mediante el empleo de materiales duraderos y de soluciones constructivas simples y eficaces las viviendas industrializas cuentan con coste de mantenimiento muy bajo. Esto se debe al empleo de materiales poco permeables donde se evita la suciedad, previsión de canalizaciones para posibles reformas, varios puntos estancos de limpieza de arquetas, tuberías y todas las instalaciones son aéreas para evitar reparaciones muy costosas, como sucede en las conducciones que discurren por el suelo.

Protección medioambiental

Con procesos de construcción más limpios al realizar el 70% de los procesos industriales en una fábrica, se consigue reducir el impacto ambiental que supone la construcción de una vivienda. Además con la utilización de energías limpias en nuestras instalaciones y del carácter inerte de los escasos residuos generados se puede acuñar el término de "Construcción Sostenible".

Mejoras sociales y laborales

Al tratarse de un sistema que minimiza la ejecución en obra y optimiza los trabajos en una fábrica, consecuentemente se reducen la accidentalidad laboral de forma drástica y se mejoran las  condiciones laborales de todos operarios que intervienen. Por consecuencia de la drástica reducción de la siniestralidad repercute en forma de ahorro en las pólizas de seguros de todos los agentes que intervienen en la construcción.

Al mejorar la estabilidad laboral se persigue un alto grado de especialización para cada trabajador, motivo que permite un gran desarrollo profesional y abrir nuevas líneas de investigación.

Experiencia e innovación

La ejecución de este tipo de viviendas tiene un carácter versátil ya que no se tratan de viviendas realizadas en serie con unos diseños muy rígidos y con una dificultad de implantación muy alta. Las viviendas Industrializas no es una vivienda en concreto, sino una forma de realizar cualquier tipo de viviendas (unifamiliares, multifamiliares, rústicas, etc.), con cualquier acabado (mármol, fachada ventilada, etc.) y siempre mejorando la calidad, disminuyendo el precio y reduciendo y garantizando el plazo de entrega.